La iconografía de Hagar en el tímpano del Cordero de San Isidoro de León

La iconografía de Hagar en el tímpano del Cordero de San Isidoro de León

Hagar en el tímpano del Cordero de San Isidoro de León.
Hagar en el tímpano del Cordero de San Isidoro de León. Foto de Pere-Joan Nogueroles.

Hace tiempo que ha quedado establecida la iconografía de la figura de Hagar en el tímpano del Cordero de San Isidoro de León. José Pijoan fue el primer investigador que identificó las dos figuras situadas detrás del ángel del tímpano del Cordero de León como Hagar e Ismael (Williams 1977, 6). Además de reconocer estos personajes en el relieve leonés, justificó su presencia en conformidad con el contexto histórico del norte de la península ibérica en el siglo XI (Pijoan, 1944, 115).[1]

John Williams, por su parte, contextualizó más detalladamente el tema del sacrificio de Isaac que se despliega en el tímpano. Para el estudioso norteamericano el relieve se debe interpretar como un engranaje de la propaganda cristiana de principios del siglo XII. Así relacionaba el tímpano con el período más conflictivo entre Cristianos y Musulmanes durante el reinado de Alfonso VI (1065-1109).[2] Así pues, en el tímpano isidoriano, los dos hijos de Abraham, Isaac -más su madre Sara- e Ismael -con la suya, Hagar-, simbolizan las interacciones entre Cristianos y Musulmanes como mundos antagónicos.

En un artículo reciente, Susana Calvo ha retomado esta hipótesis y la ha reelaborado para hacerla encajar con un aspecto específico de la historia medieval de la península (Calvo, 2014).  Más precisamente, esta autora presenta la iglesia de San Isidoro como la respuesta y la contrapartida teológica de la Mezquita de Córdoba. En un proceso de redefinir algunos edificios icónicos de la arquitectura medieval como reencarnaciones ideológicas en piedra, Susana Calvo argumenta que la decoración, ya sea epigráfica o iconográfica, juega un papel crucial a la hora de explicitar polémicas religiosas. En este contexto de propaganda, la presencia de Hagar es una justa elección para formar parte de los personajes del portal meridional, el acceso público principal a la iglesia isidoriana en el siglo XII.

¿Hagar es realmente Hagar?

La mujer adúltera de la catedral de Santiago de Compostela
Figura conocida como «La mujer adúltera». Tímpano de la la Puerta de las Platerías, catedral de Santiago de Compostela.
Paris, BNF Latin 2077, fol. 173. Alegoría de la lujuria y la castidad,
Paris, BNF Latin 2077, fol. 173, Allégorie: Luxure et Chasteté

Cabe mencionar que, a principios del siglo XX, P. Mayeur especuló con que la figura de Hagar era un personaje masculino, no femenino. Este autor consideraba que se trataba del profeta Isaías (Mayeur, 1908, 253). Parece, pues, que el sexo de la figura no estaba del todo claro, cosa imprescindible para identificar al personaje en cuestión.

Sin embargo, después del estudio fundamental de Williams, nadie más -al menos que yo sepa- ha cuestionado la presencia de Hagar en el tímpano, es decir, nadie ha puesto en tela de juicio de que indudablemente se trata de un personaje femenino. Es más, esta atribución confirma la identidad del arquero situado al lado de Hagar como su hijo, Ismael.

El detalle crítico que parece confirmar que se trata de un personaje femenino es el gesto que hace la figura al recogerse el vestido. Williams infería de dicho ademán, asociado a la acción de levantar la falda, un comportamiento licencioso («licentious behaviour»). Esta interpretación implica que, efectivamente, el ropaje de la figura es una falda.

Con todo, Williams admitía que considerar a Hagar como un personaje lascivo se basaba más en creencias populares medievales, que atribuían una naturaleza impúdica a los musulmanes, que con la exégesis bíblica. Como se sabe, los musulmanes consideran a Abraham uno de los antecesores de su linaje a través de su primogénito, Ismael, nacido de la esclava egipcia Hagar. Esta filiación habría contribuido a personificar en Hagar lo que parecía ser un vicio de los musulmanes (Williams, 1977, 7-8).

Pero se debía interpretar correctamente la naturaleza del gesto de Hagar. Williams citaba dos paralelos que contribuían a reforzar su significado lascivo. El primer ejemplo mencionado por Williams es la figura femenina conocida com la mujer adúltera de la Puerta de las Platerías de Santiago de Compostela. La mujer, sentada, tiene recogida la falda sobre la rodilla izquierda. El segundo es un dibujo sobre la Lujuria del s. XI de un manuscrito procedente de Moissac (Paris, BNF Latin 2077, fol. 173). En mi opinión, ni el gesto de las manos ni la pose de los personajes de ambos ejemplos se parecen a la Hagar de San Isidoro.

Estudios recientes han cuestionado que Hagar muestre una actitud provocativa. Therese Martin, en una conferencia impartida en el Congreso Internacional «Ianua Coeli» celebrado en Barcelona en 2010, apuntó una interpretación positiva de esta figura. Martin citaba las investigaciones de Laura Greig Krauss sobre la iconografía de Hagar (Krauss 2010).

Según la nueva interpretación de Krauss, la figura no representa a la mujer seductora sino a la heroica madre que corre desesperada a la búsqueda de agua para su hijo, tal y como se explica en la tradición islámica. Así pues, la exégesis islámica de Hagar ayudaría a explicar el gesto de la figura leonesa. Therese Martin describía a Hagar como una figura que alza su falda para no entorpecer su alocada carrera en busca de agua para Ismael.

Más recientemente, Susana Calvo ha llegado a una conclusión similar. A pesar de que Calvo se concentra en el gesto de la otra mano de Hagar, esta autora ha expresado una opinión similar para justificar el gesto de recogerse la ropa (Clavo 2014, 110, n. 65). Para esta estudiosa, la vara que sostiene Hagar con su mano derecha evoca el peregrinaje desesperado de madre e hijo en el desierto y la necesidad imperiosa de encontrar agua para Ismael (Genesis 21,14-15). Calvo utiliza tanto la exégesis cristiana como la musulmana. En cuanto al gesto de alzarse la falda, Susana Calvo no ve ningún motivo escondido.

Pilar de San Bartolomé de Moissac
Pilar de San Bartolomé. Claustro de Saint-Pierre de Moissac. Foto de Pere-Joan Nogueroles.
Hagar
Detalle de la figura de Hagar . Tímpano del Cordero de San Isidoro de León

En mi opinión, es crucial encontrar un paralelo que sea realmente similar en el gesto de levantarse la ropa con una mano.

En realidad, se puede retomar la conexión con Moissac a la que aludía Williams, aunque en este caso el paralelo se encuentra en el claustro de San Pedro de Moissac.

Los pilares de las esquinas se labraron con relieves de tamaño casi natural que representan ocho apóstoles. Uno de ellos llamó mi atención, aunque inicialmente no estaba interesada por estas figuras. En el curso de mis investigaciones he observado que el hallazgo casual combina muy bien con las tareas investigadoras planificadas.

El claustro, erigido hacia 1096-1100, es uno de los más antiguos decorados con escultura monumental.  En la esquina sudoeste se ha representado la figura de san Bartolomé, encarada a la galería oeste.

El apóstol, una figura masculina, alza el faldón de su túnica con la mano izquierda, exactamente como la Hagar leonesa, una figura femenina.  De hecho, la mano derecha de san Bartolomé hace un gesto análogo al del personaje del tímpano de San Isidoro, aunque no obstante hay algunas diferencias, como que la figura leonesa sujeta la vara y el apóstol tiene el dedo índice extendido pero no lleva ningún objeto.

En el caso del san Bartolomé de Moissac no cabe duda de que es un personaje masculino, pero hace un gesto que parecía propio de figuras femeninas. Así pues, el gesto tan debatido se adecua perfectamente tanto a ambos sexos. O tal vez no.

Si se acepta la cronología tradicional para el relieve de León, tanto el tímpano isidoriano como el claustro de Moissac se labraron hacia las mismas fechas, poco antes de 1100. La figura de san Bartolomé podría ser incluso un poco anterior a la Hagar leonesa.

Por consiguiente, el gesto resulta ser neutral e independiente del género. Y si era el gesto lo que motivó la adscripción de la figura isidoriana al género femenino, cabe plantearse la pregunta de si Hagar es realmente Hagar. En otras palabras, deben encontrarse nuevos argumentos que permitan identificar sin ambages a la figura del tímpano del Cordero primero como un personaje femenino y después como Hagar. Tal vez nuevas propuestas de lectura del conjunto del tímpano contribuyan a explicar mejor dicha figura.

 

Versión en inglés
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.


Notes

  1.  Me gustaría agradecer a la doctora Immaculada Lorés y a Juan Antonio Olañeta por facilitarme una copia del texto de Pijoan.
  2.  El problema con esta interpretación es que no eran dos mundos antagónicos estrictamente, ya que fue una concubina musulmana, Zaida, la que dio el hijo y heredero a Alfonso VI, Sancho Alfónsez (c. 1093-1108). Además, la corta vida de Sancho Alfónsez se corresponde con las fechas planteadas para el tímpano del Cordero. Así pues, la historia personal del rey Alfonso VI debilita la hipótesis de un estado de confrontación en esos momentos, por ello Williams propuso una fecha posterior para el tímpano que se ajustase a un período bélico con los musulmanes, pero su propuesta no fue aceptada sin discusión. No obstante, la datación del tímpano ha sido discutida recientemente, véase Utrero; Murillo 2014.

Bibliografía citada

Calvo, Susana. 2014. La Mezquita de Córdoba, San Isidoro de León y el debate doctrinal entre asociadores (cristianos) y agarenos (musulmanes)”, en M. E. Varela y G. Boto (eds.), Islam y Cristiandad: civilizaciones en el mundo medieval. [Online].Gerona, 79-118. (Link).

Krauss, Laura Greig. 2010. Hagar!: a feminist reception-history sampler of global art from the eighth to the twenty-first century. Thesis (D.Min.). San Francisco Theological Seminary. (Link)

Martin, Therese. 2010. Formas elocuentes en las tres portadas de San Isidoro de León. Lecture delivered at the Congrés Internacional «Ianua Coeli: La porta monumental romànica als territoris peninsulars. Barcelona – Ripoll. Organised by the Amics de l’Art Romànic.

Mayeur, P. 1908. Le symbolisme d’un tympan de porte à San Isidoro de León. Revue de l’Art Chrétien. [Online]. IV, 1908, p. 250-253. (Link).

Utrero, M.ª Á.; Murillo, J. I. 2014. San Isidoro de León. Construcción y reconstrucció de una basílica románica. Arqueología de la arquitectura, 11, e014 (53p). (Enlace)

Williams, John W. 1977. Generationes Abrahae: Reconquest Iconography in Leon. Gesta, 16(2), p. 3-14.and


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.